Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

Entradas etiquetadas como ‘circuito de recompensa’

Dependencia, tolerancia y síndrome de abstinencia igual a drogodependencia

En este post vamos a recordar algunos aspectos básicos sobre drogodependencia y cómo se desarrolla, proceso que podéis visionar en el vídeo que aparece más abajo.

proceso_drogodependencia

Proceso de desarrollo de una drogodependencia Fuente: Dra. Gemma I. San Narciso

La drogodependencia o toxicomanía es definida en el año 1964 por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como:
“… el estado psíquico, y a veces físico, resultante de la interacción de un organismo vivo y una droga, caracterizado por un conjunto de respuestas comportamentales que incluyen la compulsión a consumir la sustancia de forma continuada con el fin de experimentar sus efectos psíquicos o, en ocasiones, de evitar la sensación desagradable que su falta ocasiona. Los fenómenos de tolerancia pueden estar o no presentes. Un individuo puede ser dependiente de más de una droga”.

(más…)

Anuncios

¿Adicciones sin sustancia? Introducción al fenómeno de las conductas adictivas (III)

Después de un tiempo inactivos, volvemos con la tercera y última entrada (por ahora) del fenómeno de las adicciones sin sustancias. En esta entrada, nos centraremos en las bases neurológicas de este tipo de adicciones.

workaholism

Fuente: José Luis Rabadán en Jornada de Adicciones Sin Sustancia sobre Adicciones con menor prevalencia

Partimos de que cualquier inclinación desmedida hacia alguna actividad puede desembocar en una adicción, exista o no una sustancia química de por medio. La adicción es una afición patológica que genera dependencia y resta libertad al ser humano al estrechar su campo de conciencia y restringir la amplitud de sus intereses. De hecho, existen hábitos de conducta aparentemente inofensivos que, en determinadas circunstancias, pueden convertirse en adictivos e interferir gravemente en la vida cotidiana de las personas afectadas, a nivel familiar, escolar, social o de salud (Echeburúa y Corral, 1994). (más…)

Cannabis, marihuana y neuronas

Si alguna vez te has preguntado cómo funciona el cerebro cuando se consume cannabis o marihuana, en este vídeo puedes encontrar la respuesta. Es breve y muy didáctico, a nosotros nos ha encantado.

La relación entre drogas y estrés

El término estrés deriva del inglés “stress” y significa fatiga. Se trata de una reacción física y emocional que todos experimentamos cuando enfrentamos cambios en nuestras vidas, aunque hay personas que son más vulnerables. Los efectos son positivos cuando nos llevan a afrontar de manera constructiva los problemas cotidianos y los retos, y negativos cuando el estado de alerta y ansiedad se vuelve constante en nuestras vidas.

sobrecarga

Cuando la persona se encuentra en una situación estresante experimenta síntomas negativos como tensión, irritabilidad, insomnio, músculos tensos, temblor en las manos, preocupación, tristeza,… Algunas personas encuentran una forma saludable de paliar dichos síntomas mientras que otras recurren a comportamientos disfuncionales, como el consumo de drogas. Esto puede ocurrir cuando la persona carece de habilidades para controlar la situación estresante o para manejar sus propias emociones y buscar apoyo social. De esta manera, la droga se convierte en un distractor que le permite a la persona aliviar la sensación de malestar. El consumo, por tanto, se llevaría a cabo con el fin de escapar de situaciones estresantes ambientales  o síntomas de malestar interno.

Esta forma de afrontamiento del estrés por parte de personas adictas tiene una relación directa con las alteraciones psicopatológicas frecuentemente asociadas a la adicción y se encuentra en la base del desarrollo de patrones disfuncionales de comportamiento. Por tanto, la patología dual se torna una vez más en la diana de tratamiento. Fomentar la adquisición de habilidades de resolución de conflictos y reducir los niveles de activación emocional permite disminuir los niveles de consumo y dependencia y reducir los síntomas psicopatológicos. La persona adicta debe aprender, con apoyo psicoterapéutico, a interpretar y resolver situaciones ambiguas y desarrollar la capacidad para evaluarlas con la consecuente adecuada toma de decisiones.

El estrés puede aparecer a lo largo de todo el proceso adictivo. Al inicio del consumo, como factor de riesgo. La repetición y el mantenimiento del mismo propicia la aparición de problemas varios: discusiones familiares, ausencias laborales, aislamiento,… que a su vez ayudan a cronificar la adicción y donde la retirada de la sustancia conlleva de nuevo a la necesidad imperiosa de volver a consumir con el fin de buscar un efecto gratificante a corto plazo.

Cuando la persona adicta acude a tratamiento lo hace en una situación de estrés importante derivado de las consecuencias físicas, psicológicas, sociales y familiares ocasionadas por el consumo. Las recaídas producidas en fases de abstinencia, también parte del proceso terapéutico, no son más que situaciones de estrés, de deseo por el consumo (craving).

Las secuelas neuropsicológicas asociadas a una situación de estrés afectan fundamentalmente a la memoria de trabajo y a la capacidad de aprendizaje tanto a corto como a largo plazo. Recordemos que la persona con ansiedad a menudo tiene dificultades para afrontar problemas cotidianos y tomar decisiones. La estructura cerebral implicada en estos procesos cognitivos es el hipocampo.

Estos déficits limitan, entre otros, la capacidad de monitorear la conducta dirigida a un plan. Situación frecuente en la población adicta. El entrenamiento neurocognitivo permitiría incrementar la liberación del neurotransmisor dopamina, fundamental en el proceso de aprendizaje y en las sensaciones de placer, en el núcleo caudado. Elevar las concentraciones de dopamina no sólo contribuye a fijar los conocimientos, también a mejorar nuestro estado emocional. La amígdala, una estructura cerebral conectada al hipocampo, sería la responsable del aprendizaje emocional.

El recorrido cerebral de las drogas

En este post hablaremos sobre el circuito de recompensa cerebral y cómo es alterado por las drogas.

circuito recompensa

Las drogas alteran el circuito de recompensa cerebral

El circuito de recompensa es una zona del cerebro compuesto por varias áreas cerebrales entre ellas el Área Tegmental Ventral (ATV) y el cerebro anterior basal (Núcleo Accumbens, Tubérculo Olfatorio, Corteza Frontal y Amígdala), estructuras relacionadas con la capacidad de toma de decisiones y el manejo emocional. (más…)