Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

El consumo de drogas, debido a su incidencia y las graves consecuencias que acarrea en todas las esferas, está considerado como un problema social. Los adolescentes, además, son uno de los grupos más vulnerables.

Cada vez es más frecuente encontrar en consulta, padres preocupados por el consumo o la sospecha de consumo de sus hijos adolescentes.

Entre los factores que elevan el riesgo de consumo en adolescentes, se encuentran: la fácil accesibilidad a muchas sustancias; el hecho de encontrarse en una etapa de desarrollo físico, emocional, y psicológico; el sentimiento de fortaleza y la poca visión de peligro, la curiosidad, la imitación de adultos y el afán de independencia. Todos estos factores, hacen que nuestro principal objetivo con ellos, sea que conozcan el riesgo y las consecuencias de este consumo y motivarlos hacia la abstinencia, ya que la gran mayoría vienen obligados por sus padres.

 

 

 

 

 

 

Es prioritario que los padres y educadores sepan identificar las señales de alerta sobre un consumo. Estas señales son:

  • Señales físicas:
  • Ojos rojos.
  • Pupilas dilatadas (grandes).
  • Pupilas puntiformes (muy pequeñas).
  • Pérdida de peso.
  • Dolor de pecho.

 

  • Hábitos personales:
  • Alteración del sueño y del apetito.
  • Higiene deficiente.
  • Pérdida de interés por los deportes.
  • Nuevos amigos o intereses.

 

  • Rendimiento académico:
  • Alteraciones de la memoria.
  • Suspensos y expulsiones.
  • No asiste a clase.
  • Falta de interés por los estudios.
  • Problemas con los maestros.

 

  • Se producen cambios emocionales y de conducta:
  • Irritabilidad y desarrollo de una conducta agresiva.
  • Pereza, apatía o somnolencia constante.
  • Mala pronunciación.
  • Miente con frecuencia.
  • Pequeños robos en casa o presión por conseguir dinero.
  • Estado de ánimo muy variable.
  • Problemas con las amistades o familia.

 

 

 

 

 

 

¿Qué pueden hacer los padres ante una sospecha?

Ante todo, conocer la gravedad del consumo de sustancias en menores, ya que es un factor que afecta considerablemente al desarrollo intelectual, afectivo y social, y que le puede acarrear unas consecuencias irreversibles; de hecho, al tener la adicción un componente biológico, dificulta cada vez más mantener la abstinencia si no se recibe tratamiento a tiempo.

Por todo esto, es muy importante contactar con un especialista cuando se sospeche de un consumo, ya que la probabilidad de mantener la abstinencia sin ayuda profesional es muy escasa.

En Casa Blanca trabajamos con numerosos menores, tanto la prevención, como el abuso y la adicción a sustancias. Además, contamos con un equipo multidisciplinar especializado en adicciones y patología dual, realizamos controles de consumo de cualquier sustancia estupefaciente, ponemos a disposición sesiones familiares paralelas al tratamiento individualizado, y disponemos de servicio de mediación y solución de problemas sociales y judiciales; todo siempre bajo la máxima confidencialidad. Además, la consulta de asesoramiento es gratuita.

Nos encontramos en Avenida Doctor Fleming S/N, Edificio El Patio, Local 13-14 (Llerena).         

Tel.: 924870314/ 689102152.

¡ALUCOD por las personas. Pídenos ayuda, te sobran motivos para ser feliz!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: