Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

En las últimas semanas las noticias relacionadas con las nefastas consecuencias del consumo excesivo de alcohol han inundado las páginas de muchos medios de comunicación y han sido tendencia en muchas redes sociales. Uno de los temas más tratados recientemente ha sido el del síndrome de alcoholismo fetal (SAF), por el número elevado de casos detectados en niños que han sido adoptados, especialmente de países del Este, y que están generando una movilización desde distintos sectores, tanto de las autoridades sanitarias (Cataluña ha elaborado un censo de niños con SAF, entre otras medidas), como de la población civil, a través de asociaciones de familiares como SAFGROUP. En esta entrada trataremos sobre las consecuencias tan nefastas que el consumo de alcohol durante el embarazo tiene para el desarrollo cerebral del feto y sus efectos en el crecimiento de estos niños y niñas.Beber alcohol durante el embarazo provoca, en muchos casos, un conjunto de consecuencias negativas en el neurodesarrollo a las que se ha denominado trastorno del espectro alcohólico fetal (Sokol, 2003; Jacobson y Jacobson, 2002). Este concepto, que incluye el del síndrome alcohólico fetal y otros,  está referido a niños con disfunciones del sistema nervioso central que carecen de las alteraciones típicas del síndrome alcohólico fetal. Su prevalencia es del 1% de todos los nacimientos.

El efecto neurotóxico provocará alteraciones permanentes en los niños (Guerri, 2005 y 2009; Simmonds, 2010) con trastornos en la memoria, lenguaje, aprendizaje, atención, praxias, cognición social, etc.

El síndrome alcohólico fetal, SAF, (Bertrand, 2004) consiste en una combinación de anomalías craneoalcoholismo_fetalfaciales (adelgazamiento del labio superior, hendidura palpebral estrecha, etc,) y cerebrales (agenesia del cuerpo calloso, etc.), alteraciones en el crecimiento postnatal, con disfunciones neurológicas, déficits cognitivos e intelectuales.

Existen otros factores que pueden modular los efectos tóxicos del alcohol sobre el desarrollo neurológico, como el patrón de consumo, tiempo de consumo, edad de la madre, estado nutricional, toma concomitante de fármacos o drogas. Se sabe que el atracón de alcohol en la madre produce niveles altos de alcohol en sangre que resultan más dañinos para el feto que la exposición crónica (West, 1989).

Signos y síntomas del SAF:

  • bajo peso al nacer
  • menor perímetro craneal
  • retraso del crecimiento
  • retraso del desarrollo
  • disfunción orgánica
  • anomalías faciales, incluyendo ojos de tamaño inferior al normal, mejillas aplanadas y surco nasolabial poco desarrollado
  • epilepsia
  • problemas de coordinación y de motricidad fina
  • escasas habilidades sociales, incluyendo dificultad para establecer y mantener vínculos de amistad y para relacionarse en grupo
  • falta de imaginación o curiosidad
  • dificultades de aprendizaje, incluyendo poca memoria, incapacidad para entender conceptos como el tiempo y el dinero, deficiente comprensión lingüística y escasa capacidad de resolución de problemas
  • problemas de comportamiento, como hiperactividad, incapacidad para concentrarse, retraimiento social, testarudez, impulsividad y ansiedad.

Los problemas asociados al SAF suelen intensificarse a medida que los niños se hacen mayores y se acercan a la edad adulta, apareciendo problemas relacionados con la salud mental, con la justicia o con la incapacidad para vivir de forma independiente.

A los niños con trastorno del espectro alcohólico a menudo no se les hace un diagnóstico adecuado. Esto también es aplicable a los niños que padecen un trastorno del desarrollo neurológico relacionado con el alcohol (TDNA), un tipo de problema congénito descubierto recientemente que engloba a aquellos niños que sólo presentan los problemas emocionales y de comportamiento propios del SAF sin ningún otro signo de retraso del desarrollo ni del crecimiento físico.

A menudo el comportamiento de los niños con estos trastornos del espectro alcohólico puede parecer meramente beligerante u obstinado. Muchos de estos niños obtienen buenos resultados en las pruebas de inteligencia, pero sus deficiencias comportamentales a menudo interfieren en su rendimiento a nivel escolar. Es fundamental que los profesionales de la salud, los padres y los profesores de estos niños reciban una formación y una educación adecuadas y extensas para que puedan ofrecerles los cuidados y atenciones que necesitan (KidsHealtd.org)

En esta línea concluyen los estudios realizados sobre la exposición prenatal al alcohol, destacando que el impacto y la magnitud de esta problemática exigen el desarrollo de planes de prevención específicos. Su implementación demanda la formación continua de los profesionales que trabajan en cuidados periconcepcionales y perinatales

Recursos de interés sobre el tema:

Reportaje publicado en El Mundo sobre el SAF

Sobre el SAF en KidsHealth.org

Asociación de niños y niñas con SAF

Anuncios

Comentarios en: "Alcoholismo fetal" (2)

  1. Muy interesante, gracias!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: