Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

Con motivo del Día Mundial sin Alcohol, que se celebraba hace un par de días, nos gustaría compartir con vosotros la carta que una de las personas que se encuentra en tratamiento en la CT Casa Roja (ALUCOD) escribía para despedirse del alcohol y aumentar su compromiso hacia la abstinencia. Seguramente, más de una persona con adicción a esta droga, pueda verse identificada con el mensaje que transmite y compartirlo.

En esta ocasión tengo el privilegio de escribir una carta sobre mi vida, acompañada con el alcohol, que ha sido mi amigo fiel durante mucho tiempo, ha sido mi compañero sin darme cuenta del daño que me estaba ocasionando.

Al principio de mi vida no lo veía tan serio, bebía esporádicamente y, poco a poco, el daño ocasionado lo he sentido irreparable, no sabía que tendría tantos días tristes en los que con el mismo alcohol me sentía tan acompañado.

Tengo 53 años, no soy muy mayor y, aunque soy un hombre hecho y derecho, esta carta la estoy escribiendo con lágrimas en los ojos, pero no me importa llorar, porque me desahoga y me da más fuerzas.

carta_alcoholA toda persona que, de algún modo, pueda leer esta carta, sólo pido que piense, que reflexione, que creo que, aunque cueste mucho (y a mí me está costando porque ahora mismo me encuentro en un centro para desintoxicarme), veo una pequeña o gran salida, veo como una luz al fondo del túnel que me está llamando y sin maletas que llevar, porque sólo estarían llenas de botellas y, por eso, las quiero dejar al principio del túnel diciendo ADIOS al alcohol.

Soy una persona sensible y creo que el mal no está en el dinero que me gasté en el alcohol, ya que para mí eso lo veo un poco material. Digo esto porque, en realidad, es mi vida la que está en juego y, sobre todo, el daño que me está ocasionando con mi propia familia, con mi pareja (que es anti-alcohol, anti-droga) y, sobre todo, a mi madre, que es a la persona que más quiero en este mundo, ya que tiene 81 años y lo está sufriendo directamente.

En la vida hay infinidades de cosas bonitas y se puede aprender a estar bien, a tener un puesto de trabajo digno, como toda persona normal… En la vida que me ha tocado vivir, me han puesto muchas zancadillas en las que he tropezado muchas veces… y no es fácil salir, pero si encima estoy acompañado del maldito alcohol, acelero el malestar ocasionado.

Lo que más le pido a Dios es que me aleje del alcohol, esa bebida tan rica y odiosa a la vez, tan negativa, tan asquerosa… que me aleje de una vez para siempre, que es lo que me estoy proponiendo… que algún día lo supere y me pueda vestir por los pies, como hombre que soy.

Para terminar, dedicar esta carta a esos desconocidos que hay por el mundo con dicho problema, que todo en esta vida tiene solución a corto y largo plazo, y es diciendo ADIOS AL ALCOHOL PARA SIEMPRE, que aunque el túnel sea largo, al final hay una luz… ¡y no precisamente eléctrica!, una luz llena de vida, de bienestar, de placer, de tranquilidad, una luz tan llena de vida que desconocemos pero a la que es muy importante llegar. Esa es mi META SIN MALETA.

Suerte a todos y ánimos, que nos hacen falta tanto como el comer.

Pensad que estamos vivos y nos reiremos del mundo entero diciéndole ADIOS AL ALCOHOL.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: