Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

Los profesionales que trabajamos en el tratamiento de las adicciones, en ocasiones nos encontramos con familias que encubren a la persona adicta. Este post trata sobre este tipo de situaciones y qué podemos sugerir a los familiares para evitar el encubrimiento.

¿Qué entendemos por encubrimiento?

mask4

El encubrimiento afectará al éxito del tratamiento

Nos referimos al hecho de ocultar información a otras personas que intentan ayudar a la persona adicta (pareja, familia, terapeuta,…). La motivación puede ser querer evitar consecuencias que podrían ser más negativas para la persona drogodependiente, creyendo que el resto no han entendido el problema de drogodependencia como la persona que lo encubre. Es posible que también se encubra a la persona adicta por la coacción o amenaza que ejerza sobre la familia, o por las consecuencias negativas al corto plazo, como es el reconocimiento de un problema que está afectando a toda la familia y precisa una solución que puede cambiar la dinámica existente.

¿Qué podemos aconsejar a la familia para romper con esta situación?

Deben ser conscientes de que pueden producirse las siguientes consecuencias negativas del encubrimiento:

  • ​La problemática crece y se agrava.​
  • No se consigue el establecimiento, aceptación y cumplimiento de normas de convivencia en la familia.
  • Se traiciona la confianza de otras personas y refuerzan a ​ la persona adicta​ en el incumplimiento de compromisos.
  • Se convierten en cómplices y pierden la autoridad para exigir responsabilidades en el cumplimiento de normas.
  • ​​Se mantiene la conducta de consumo de su familiar.
  • Se produce un consentimiento sistemático de los errores que comete la persona adicta y, por tanto, se perpetúa el comportamiento disfuncional o patológico.
  • Se pospone el momento en que la persona adicta se comprometa con el proceso de cambio​ (del consumo a la abstinencia)​
  • En caso de estar en tratamiento: se rompe la buena relación terapéutica​ y el terapeuta podría llegar a darle indicaciones contraproducentes, al desconocer lo que realmente está sucediendo en la vida del paciente. Al ocultar información se deja que se trabaje con una idea errónea, lo que puede suponer el fracaso en el tratamiento.

​Para romper con el encubrimiento podemos hacer las siguientes sugerencias a la familia:

  • Esconder errores de la persona que abusa de las drogas significa enseñarle como puede seguir engañándonos, no ayudándole a reflexionar sobre las consecuencias de sus conductas.
  • Nuestra forma de valorar lo que está sucediendo no siempre responde a la realidad, es importante tener otros puntos de vista (otras personas cercanas, profesionales).
  • Informar de lo que está pasando al terapeuta, facilitará el establecimiento de pautas adaptadas a la situación real que ayuden a la solución.
  • Creer que otro miembro de nuestra familia nos oculta información relativa a la persona que tiene la adicción es una forma de perjudicarle.
  • Si el encubrimiento ha sido un medio para evitar peleas en casa, es momento de cambiar de estrategia y empezar a solucionar el problema.
  • Si no somos sinceros con otras personas que quieren ayudar a nuestro familiar, no podemos exigirle sinceridad.

(Extraído del Programa psicoeducativo para familiares de drogodependientes de ALUCOD)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: