Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

Habitualmente se asocia el término dependencia al consumo de sustancias o drogas como el alcohol, el cannabis, la cocaína o heroína, entre otras; aunque cada vez más lo escuchamos vinculado a conductas que producen similares consecuencias características de las dependencias originadas por drogas. Son las denominadas “conductas adictivas” o “adicciones sin sustancia”. Entre ellas encontramos la ludopatía o juego patológico, la adicción a las nuevas tecnologías (móvil, Internet), a los videojuegos, las redes sociales, el sexo, las compras

Pero, ¿cuál es la prevalencia de este fenómeno?, ¿cómo podemos saber si nos encontramos ante un uso normal o problemático de este tipo de conductas?, ¿qué factores de riesgo pueden influir en el desarrollo y mantenimiento de estas conductas?, ¿qué bases neurológicas sustentan estas conductas? ¿Qué podemos hacer para prevenir este tipo de problemas? En este primer post sobre adicciones sin sustancia trataremos de dar respuesta a algunas de estas preguntas y os invitamos a leer la segunda parte en las próximas semanas. ¿Adicción a Internet o uso problemático?

ALGUNAS CIFRAS SOBRE CONDUCTAS ADICTIVAS EN ESPAÑA…

La encuesta Euskadi y Drogas de 2012 sitúa la prevalencia de jugadores excesivos en 0,3% en esa región, es decir, unas 4.000 personas, y en 1,6% la de uso problemático de Internet.

En Andalucía, un estudio realizado por la Facultad de Psicología y Educación de la Universidad de Sevilla y la Consejería de Igualdad y Bienestar Social en 2011, dirigido a jóvenes de esa región, encontró que:

  • La adicción a internet grave afectó a un 0,7% de los sujetos del estudio, mientras que en la moderada este porcentaje sube hasta el 22%. No obstante, la mayoría de los sujetos (77%) no mostró un uso adictivo.
  • En cuanto a la adicción al juego con dinero en internet, puede considerarse muy marginal, ya que sólo un 0,6% de sujetos puede considerarse que presentan dicha adicción.
  • Algo más elevado es el porcentaje de sujetos que presenta adicción a los videojuegos (8%), siendo esta adicción más frecuente entre los chicos, sobre todo los de menor edad.
  • Muy similar es la prevalencia de la adicción al móvil (9%), aunque en este caso son las chicas las que obtuvieron las puntuaciones más altas en la escala de adicción. En cuanto a la edad, es en el tramo comprendido entre los 15 y los 24 años donde encontramos la mayor prevalencia.
  • Aunque la mayoría de sujetos no presentaron ningún tipo de adicción (70%), hubo un 23% que mostró adicción a alguna de las nuevas tecnologías analizadas en el estudio. También aparecieron sujetos que presentaban más de una adicción, así un 6% mostró dos adicciones y un 2% que había desarrollado adicciones a tres. La combinación más frecuente de adicciones fue la de Internet con el móvil, y la de Internet con videojuegos.
  • No es extraño que el consumo de sustancias aparezca asociado a estos comportamientos adictivos, puesto que algunos factores de riesgo, como la ansiedad o la impulsividad, puedan estar relacionados tanto con el consumo de sustancias como con las adicciones a las nuevas tecnologías.

¿ADICCIÓN O USO PROBLEMÁTICO?

Como señalan Echeburúa y Corral (2009), la adicción viene señalada no tanto por la frecuencia de uso, sino por la relación de dependencia que crea, con pérdida de control del sujeto sobre su conducta y una importante interferencia en su vida cotidiana. Por tanto, la clave para saber si una conducta es problemática (adictiva) es valorar hasta qué punto interfiere en la actividad cotidiana de la persona en las diferentes áreas de su vida.

Algunas cuestiones que pueden ayudarnos a esclarecer esto pueden ser: ¿la persona con este tipo de conductas…

….deja de cumplir obligaciones familiares/laborales/académicas por usar el móvil, Internet, jugar, etc.?,
… ha estado más tiempo del que pensaba realizando esta conducta?
… ha intentado controlar o reducir esta conducta varias veces y no ha sido capaz?
… se siente irritada, nerviosa o de malhumor cuando ha intentado reducir o controlar esta conducta?
… otras personas cercanas a ella le han transmitido su preocupación acerca de este comportamiento?
… ha mentido a personas cercanas para ocultar la magnitud de esta conducta?.

Es importante comprender que no es Internet, el móvil, el vídeojuego, las redes sociales, etc., el problema, sino el mal uso de estas tecnologías, de ahí que se hable de “uso patológico o problemático” más que de adicción o dependencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: