Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

La epilepsia es una compleja enfermedad neurológica que altera de manera breve y repentina el funcionamiento normal del cerebro.

Las causas más frecuentes de la epilepsia son los traumatismos craneoencefálicos (TCE), las enfermedades infecciosas en el cerebro o el abuso de alcohol y otras drogas (cocaína, anfetaminas u otras drogas recreativas).

La epilepsia fue considerada como una posesión demoníaca en la Edad Media

La epilepsia fue considerada como una posesión demoníaca en la Edad Media

Las personas con epilepsia presentan un amplio rango de alteraciones en la personalidad y en el funcionamiento emocional, cognitivo, intelectual, sensitivo y motor como resultado de sus crisis (Steve et al, 2007).

Se han realizado numerosos intentos por separar ambas enfermedades (orgánica y mental) rompiendo con prejuicios y estereotipos con el fin de evitar la doble estigmatización que eso conlleva. Esta enfermedad se denominaba morbus sacer (enfermedad sagrada), entendida y difundida a través de la literatura, el cine y la televisión como resultado de una posesión divina o demoníaca y siendo relacionada con la locura, la delincuencia y conductas violentas, una imagen bastante alejada de la realidad.

No obstante, y aunque el hecho de padecer epilepsia no implica necesariamente presentar un trastorno mental, investigaciones y estudios recientes muestran la existencia de una elevada comorbilidad con los trastornos del estado de ánimo, psicosis, alteraciones cognitivas y del sueño y rasgos patológicos de personalidad, concretamente relacionados con el clúster B (histriónica, límite y pasivo-agresiva).

El hecho de que exista una relación entre epilepsia y rasgos disfuncionales de la personalidad sugiere la presencia de una alteración en el lóbulo frontal y el sistema límbico, estructuras encargadas de dirigir las emociones y el comportamiento. Áreas que también se encuentran alteradas en las personas que presentan un problema adictivo.

La gravedad dependerá de un conjunto de factores que habría que tener en cuenta, entre ellos: el tipo de epilepsia, duración de la enfermedad, los efectos secundarios farmacológicos, variables emocionales y neuropsicológicas, patrón y frecuencia del consumo de sustancias psicoactivas y soporte familiar.

Por tanto, se puede hablar de una clara relación entre problemas neurológicos, enfermedad mental y abuso o dependencia a sustancias, lo cual implica la necesidad de incluir programas de tratamiento psicoterapéuticos especializados que ayuden a mejorar la calidad de vida de estos pacientes y de sus familiares, y mejorar las capacidades cognitivas y afectivas alteradas.

Para leer más:

http://www.neurologia.com/pdf/web/3409/m090856.pdf

http://www.neurologia.com/pdf/Web/5612/bj120608.pdf

http://www.neurologia.com/pdf/Web/5507/bi070431.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: