Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

En el cine es frecuente la típica escena en la que el protagonista se despierta con resaca sin recordar qué es lo que ha hecho la noche anterior. El desenlace, cómico o trágico, dependerá de la trama de la película. En este post describiremos algunas de las afectaciones neuropsicológicas producidas por el consumo de alcohol.

El consumo de alcohol prolongado afecta a la capacidad de conducción

El consumo de alcohol prolongado afecta a la capacidad de conducción

Una de las consecuencias directas sobre nuestro funcionamiento cerebral que nos provoca el alcohol tiene que ver con la memoria.
La mayoría de las investigaciones realizadas señalan la existencia de un deterioro en la memoria de trabajo y a corto plazo, aunque también refieren otras alteraciones mnésicas.

El consumo reiterado de alcohol afecta a las funciones ejecutivas, implicadas en la resolución de situaciones novedosas y que incluyen aspectos tan diversos como la planificación, la abstracción, la inhibición de respuestas irrelevantes, la flexibilidad mental, la generación de conceptos, los ensayos mentales y el reconocimiento del logro (Landa y otros, 2006).

Otras alteraciones neuropsicológicas evidenciadas en diferentes estudios tienen que ver con la capacidad de atención alternante y las habilidades visoconstructivas. Estas alteraciones, que van más allá del momento de intoxicación alcohólica, afectan al comportamiento habitual de la persona, incidiendo directamente en sus actividades cotidianas, como puede ser la conducción de vehículos o el desempeño de tareas que requieran el uso de las capacidades afectadas por el consumo.

Se han desarrollado diversas hipótesis o modelos de daño cerebral producido por el consumo alcohólico (hipótesis del hemisferio derecho, del continuo, y la del envejecimiento prematuro, entre otras), aunque ninguna parece explicar de manera plena y satisfactoria las diferentes alteraciones encontradas.

Otra de las cuestiones que se plantean es la vulnerabilidad de la persona. ¿Las alteraciones favorecen la adicción o es la adicción la que provoca estas alteraciones en el funcionamiento cerebral? Es decir, ¿qué factores son previos (vulnerabilidad) y cuáles son consecuencias del consumo? Muchas de las alteraciones psicopatológicas que se presentan asociadas a la adicción pueden estar explicadas por las mismas alteraciones en el funcionamiento cerebral que se observan en la evaluación psicopatológica, o ser consecuencia de ellas como correlato de una inadecuada gestión de los propios recursos o de la interacción con el entorno físico y social. En esa medida, no basta con acumular diagnósticos, sino que es preciso comprender cómo los diferentes problemas y manifestaciones psicopatológicas se relacionan entre sí.

Para profundizar en el tema, puedes consultar los siguientes artículos:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: