Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

Un buen número de estudios han demostrado de forma convincente que el cerebro adolescente es más vulnerable que el cerebro adulto a los efectos del consumo de drogas haciendo crucial la tarea de prevenirlo.

La resiliencia es la capacidad de recuperarse frente a la adversidad

La resiliencia es la capacidad de recuperarse frente a la adversidad

En los últimos años, la formulación de diversos modelos neuropsicológicos ha permitido conocer mejor y aportar explicaciones a los procesos adictivos y sus componentes, planteando cuestiones que pueden estar relacionadas con los mecanismos cerebrales implicados en las conductas adictivas, como la utilización de nuevas tecnologías, la vulnerabilidad al estrés y el desarrollo de la autorregulación desde la infancia. Todo esto conduce necesariamente a la elaboración de nuevos modelos de prevención que partan de los hallazgos realizados en el ámbito neurocientífico.

Entre estos modelos, los que contribuyen al desarrollo de la resiliencia parecen los más adecuados para el afrontamiento de los factores de riesgo en las mejores condiciones posibles, pues potencian el desarrollo de los factores de protección en cuatro ámbitos: individual, familiar, escolar y comunitario.

Shene define la resiliencia como el equilibrio de los factores de protección frente a los de riesgo y la acumulación gradual de la fortaleza emocional, según los niños responden con éxito a los retos que sus familias, escuelas y comunidades les presentan.

Este equilibrio varía a lo largo del tiempo en función de dos aspectos: por un lado, el momento evolutivo en que aparecen los factores y, por otro, la frecuencia, duración e intensidad con que aparecen.

Los modelos preventivos basados en el desarrollo de la resiliencia deben incluir los cuatro aspectos clave a fomentar en cada individuo:

  1. Yo tengo…: relaciones de apego y modelos de referencia y aprendizaje.
  2. Yo soy…: habilidades personales.
  3. Yo estoy…: reconocimiento de recursos internos y externos.
  4. Yo puedo…: establecimiento de metas personales.

En el ámbito de las relaciones entre consumo de sustancias y resiliencia, existen multitud de trabajos de los que la práctica totalidad afirman una relación inversa entre el nivel de resiliencia y la aparición de consumos problemáticos de sustancias. Es decir, cuanto más desarrollada está la resiliencia de los individuos, menos probabilidad existe de desarrollar una adicción.

Si quieres ampliar esta información, acude a la fuente original: Á. Olivar Arroyo. Aplicaciones de la neurociencia de las adicciones en los modelos preventivos. Revista Trastornos Adictivos, 2011;13(Supl. 1):20-26.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: