Blog del programa de rehabilitación y entrenamiento neurocognitivo en patología dual (drogodependencia + enfermedad mental)

En este post trataremos sobre sintomatología prefrontal y trastornos de la personalidad en adictos a sustancias.

La reducción o pérdida de funciones neurocognitivas contribuye a la exclusión de la persona adicta a drogas

La reducción o pérdida de funciones neurocognitivas contribuye a la exclusión de la persona adicta a drogas

El síndrome disejecutivo o síndrome frontal se caracteriza por las dificultades que muestra la persona para la anticipación y el establecimiento de metas, la formulación de planes, el inicio de actividades, su autorregulación y la habilidad de llevarlas a cabo.

La reducción o pérdida de estas funciones hace que la persona no pueda tener una vida independiente ni tener relaciones sociales productivas.

Recientes estudios han puesto de manifiesto una clara relación entre la sintomatología prefrontal en la vida diaria y los trastornos de personalidad en adictos a drogas (alcohol, cocaína, heroína, cannabis o hachís, alucinógenos, etc.).

Los trastornos de personalidad tipo A (raros, excéntricos) comparten muchos síntomas de apatía y dificultades para iniciar las conductas y graves déficits en el control ejecutivo.

Los trastornos de la personalidad tipo B (dramáticos, emotivos o inestables) muestran mayores niveles de dificultad para inhibir impulsos, para el control de las emociones y de la conducta social.

Existe evidencia de que la adicción y la personalidad antisocial comparten vías neuronales que involucran directamente a la corteza prefrontal, por lo que deben ser entendidas como entidades interrelacionadas en la intervención.

La trastornos de la personalidad tipo C (ansiosos o temerosos) suelen mostrar dificultades para realizar transiciones y tolerar el cambio. Se caracterizan por una escasa flexibilidad para resolver problemas y para pasar de un foco atencional a otro.

No obstante, el deterioro de estas funciones dependerá del trastorno de personalidad específico asociado a la adicción y la gravedad del mismo, con un predominio de uno u otro tipo de síntomas.

Esto sugiere nuevas vías de investigación y abordaje en la práctica clínica, como el uso de la estimulación y la rehabilitación cognitiva en el ámbito de las drogodependencias que permitan:

  1. Maximizar el impacto de la intervención psicoterapéutica, y
  2. Mejorar el funcionamiento cotidiano.

Para más información, lee este artículo de la Revista de Neurología.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: